Proyecto

Conclusión

Durante siglos la Comarca de La Serena, debido a su propia orogenia, ha sido lugar obligado de paso, así como de asentamiento de numerosas civilizaciones. Desde las primeras manifestaciones histórico-artísticas de los pobladores prehistóricos, hasta las manifestaciones más recientes del siglo pasado, podemos hacer un recorrido más que interesante por lo que ha sido la evolución histórica, cultural y socio-económica de una comarca, que por encontrarse alejada de los grandes núcleos culturales y poblacionales de Extremadura, ha permanecido en el olvido durante muchos años, haciéndose solo pequeñas aproximaciones al mantenimiento y puesta en valor de su rico patrimonio.

Con esta Lista Roja del Patrimonio de La Serena, queremos dar visibilidad y reivindicar la riqueza de un patrimonio, que cuenta con unas singularidades únicas y propias a nivel comarcal, así como con las individualidades propias de cada una de las localidades que conforman la comarca.

La colección de abrigos y cuevas de Arte Rupestre de estilo Esquemático de la Comarca es de un valor incalculable, no tanto por los numerosos yacimientos encontrados, ya desde las primeras incursiones en las sierras del Abate Henri Breuil hasta estudios posteriores llevados a cabo por Hipólito Collado o María Isabel Martínez Perelló, sino por la calidad de muchos de ellos y que han sobrevivido a lo largo de los años. Algunos lamentablemente más conocidos y visitados, lo que ha provocado que el deterioro de estas representaciones sea más incipiente.

En cuanto a los yacimientos, tanto pre-romanos como de época romana, son numerosísimos -necrópolis, recintos torre, templos, poblamientos, termas, villas- y fueron excavados algunos durante los años 70 y 80, y que desde ese periodo han permanecido en el anonimato, dejando dichos yacimientos en un olvido injustificado, ya que no fueron excavados en su totalidad, ni consolidados para poder enfrentarse al futuro sin riesgo de desaparición.

Durante la Edad Media, ya coincidiendo con la dominación árabe y posterior Reconquista, la comarca supuso un parapeto natural y de ahí que fuera zona clave para la incursión de las tropas cristianas en Al-Ándalus. Los castillos que pueblan las sierras, construidos en el periodo árabe, para posteriormente asimilarlos el cristianismo, son claro ejemplo de este periodo, y a duras penas dichos castillos, perviven en lo alto de las sierras, los cuales a pesar de que en algunos casos han sido consolidados y puestos en valor, sufren aún numerosos daños, con el consiguiente riesgo para su pervivencia en el futuro.

Para una región preeminentemente agrícola y ganadera, la industrialización –tardía en este caso- es sin duda un punto clave que provocó su transformación. El patrimonio industrial de La Serena, es fundamental, para el entendimiento de la evolución de una comarca agro-ganadera y cómo ésta ha ido poco a poco transformándose, dando pasos para crear a lo largo de los últimos siglos un entramado industrial y avanzando en un campo más allá de la economía sobrevenida del primer sector.

Son muchas las claves para poder entender y comprender la evolución de esta comarca. Más allá del valor histórico artístico de esta comarca, que como hemos dicho cuenta con unas peculiaridades únicas y que sin duda debe ser cuidado y respetado en sí mismo, hay que entender y comprender que las diferentes manifestaciones patrimoniales de la Comarca nos dan idea de su evolución histórica y de un proceso de cambio y transformación de una comarca rural.

Esta Lista Roja no deja de ser una llamada de atención, para que desde las instituciones se cuide, respete y se haga todo lo posible para que el patrimonio, que se encuentra alejado de los grandes núcleos con manifestaciones histórico-artísticas de Extremadura, como pueden ser Mérida, Cáceres o Trujillo, también sea tenido en cuenta.

Si se pasea por la comarca de La Serena, por sus pueblos, seremos conscientes que éstos han ido cambiando su cara, eliminando cualquier manifestación de arquitectura vernácula, transformándose a lo largo de los años, y obviando que esas manifestaciones populares son las que muestran nuestra identidad y las que nos muestra como comarca.

El turismo cultural, avanza progresivamente y sin duda unido al turismo natural, pueden crear, como ya hemos visto y vemos en otras comarcas de Extremadura, un fuerte impulso económico. Dejar de lado el mantenimiento y puesta en valor de nuestro patrimonio histórico-artístico, provocará que muchas manifestaciones se pierdan, con el consiguiente deterioro en el conocimiento de nuestra evolución histórica como comarca, además del deterioro que supondría para la economía que pueda generarse de un nicho de mercado, poco explotado aún en La Serena, como es el turismo cultural.

Pero de nada sirve hablar de lo que se ha hecho o de lo que se ha dejado de hacer, pues la clave no está en mirar a un pasado, al que indudablemente no se puede regresar, sino que hay que mirar al futuro y cómo se puede enfrentar éste, creando unas políticas patrimoniales sólidas que aúnen el progreso, más que necesario para zonas rurales como La Serena, con el mantenimiento de su patrimonio, claro ejemplo de lo que ha sido históricamente y de lo que puede llegar a ser en un futuro inmediato.

Asociación cultural Manzarabía - Abril 2015