Galería

Molino Arroyo Guadalefra - Esparragosa de la Serena

Historia/Descripción:

La red fluvial de la provincia de Badajoz, constituye un bien paisajístico y cultural de incalculable valor. Aunque se articula en torno al Guadiana, numerosos arroyos, sobre todo los de la margen izquierda, más extensos y caudalosos, suponen una muy favorable ubicación para molinos hidráulicos.

Aunque desde la antigüedad encontramos referencias claras al uso de la fuerza hidráulica para la molienda, va a ser durante la Edad Media, cuando se extienda de manera general por toda la península Ibérica. El cambio de mentalidad del Humanismo provoca que los ingenios hidráulicos no se consideren simples artefactos mecánicos sino que sean objeto de estudio científico. Así, los más grandes investigadores italianos como Taccola, Francisco de Giogio, Leonardo da Vinci o Cardano se ocuparon del estudio de los molinos en los siglos XV y XVI. Lo mismo sucedió en la España del XVI con investigadores como Francisco Lobato, Pedro Juan de Lastanosa, Juan de Herrera, Francisco de Mora o Juanelo Turriano, este último, relojero y maquinista italiano vino a España al servicio de Felipe II.

Fruto de estos avances tecnológicos, son los siglos XVI y XVII la época dorada de la molinería, de tal forma, que en aquellas fechas había en la península Ibérica unos seis mil molinos harineros y otros trescientos artefactos hidráulicos como los "batanes".

A partir de aquí se inicia una decadencia, aunque se mejorará su técnica de funcionamiento, sobre todo en las piedras de moler, reduciéndose su tamaño al comenzar a fabricarse con sílex, y más adelante, utilizando las llamadas "piedras francesas" (más duras que las nacionales), progresando en la limpieza y cernido de la harina.

A partir del año 1750, sube el precio del trigo, entre otros acontecimientos, y hace que, poco a poco, algunos molinos harineros vayan desapareciendo o convirtiéndose en "molinos de cebo" para piensos.

Hasta mediados del s. XX continúan funcionando algunos de los molinos hidráulicos en la provincia de Badajoz, simultaneándose en algunos municipios con las "Fábricas de Harina" y con "Molinos Eléctricos" ubicados en el interior de las poblaciones. La aparición de estos supuso la desaparición de los molinos hidráulicos en la mayor parte del territorio español.

Este molino, se encuentra en estado ruinoso, está hecho en mampostería de cuarcita y granito en las paredes verticales conservadas, con la cubierta totalmente desaparecida. Con un total de dos paradas, solo se conservan ocho metros de lo que fue el canal de conducción de agua que están en la actualidad colmado de sedimentos. Posee entradas y salidas adinteladas de granito, cárcavo abovedado y conserva una piedra volandera de granito y los restos de un harnedo de pizarra. Cuenta con una dependencia anexa al molino. La obra del puente sobre el Guadalefra, el puente primitivo, pues se construyó otro más arriba del cauce, debió contribuir bastante a la destrucción del molino, que debió funcionar hasta 1950.

Las primeras referencias que hemos encontrado de este molino, las encontramos en la visita del magistrado Cubeles a La Serena, en 1791, donde hace referencia a la Leyenda del Duende, que sale al paso de los caminantes convertido en ovillo de hilo negro, y habita en el Molino del arroyo Guadalefra.

Época: ¿Siglo XVIII?

Propiedad: Pública.

Tipología: Patrimonio Civil. Molino hidráulico.

Grado de protección: Bien perteneciente al Inventario de Arquitectura Vernácula de Extremadura.

Estado: En estado de ruina y abandonado, éste se encuentra cubierto de maleza y sedimentos, habiendo perdido techumbre, además de los diferentes elementos que conformaban el molino. El estado en el que se encuentra no permite distinguir las diferentes partes de la construcción.

Carácter del riesgo: La pérdida de un elemento que nos habla de la historia cultural e industrial de La Serena, a la que se une la pérdida de un patrimonio inmaterial, como son la leyenda y la tradición oral de la comarca, en el que la leyenda se mezcla con la realidad.

Información proporcionada por:

AGÚNDEZ FERNÁNDEZ, A., Viaje a la Serena en 1791. Historia de una Comarca Extremeña, tras los pasos del Magistrado Cubeles. Edic. 2011, pág.117.

CALLEJO, J., Guía de los seres mágicos de España: Duendes. 1994, pág. 70.

SOTO GÁLVEZ, M y GUISADO LÓPEZ, L.G., Los molinos hidráulicos y batanes en La Serena. Arqueológia industrial y patrimonio cultural. El molino del Capellán. 2007, pág. 82.