Galería

Minas Tejoneras - Malpartida de la Serena

Historia/Descripción:

Durante la Edad Contemporánea, la fecha más remota para fijar el origen de los establecimientos mineros de Malpartida de la Serena, se sitúa en 1908, con la delimitación de una serie de explotaciones en el lugar denominado "Tejoneras", a unos 4 kilómetros de la población, dentro de su término municipal, con cuatro pozos: "La Borja", "Josefa", "Yudur" y "Buena Esperanza".

Las reservas minerales de este lugar se centraban en torno al cobre, puesto que con denominación "Minas de Cobre" vienen indicados dos puntos de extracción en el mapa del término municipal de la localidad, levantado por el Instituto Geográfico Catastral en marzo de 1934. Más rico en detalle es el anexo del actual mapa geológico de la zona de Castuera, editado por el Instituto Geológico y Minero, que para el sitio de "Tejoneras", aparte de insistir en el cobre como componente principal, añade todo el conjunto mineralógico acumulado en su subsuelo: cuarzo, ankerita, cuarcita, calcopirita, arsenopirita, bismutina, pirita, covellina, malaquita y azurita.

Se tiene conocimiento –hacia 1923-1925- de quiénes eran los propietarios por aparecer sus nombres como deudores del pago del "canon de superficie de minas". Los dueños de estos yacimientos eran entonces: don Antonio Díaz Borja, Eusebio Giner -o Ginés- y José Fernández Álvarez. (1)

Según Agustín Carmona las minas tuvieron su época de auge durante la década de 1920. La Guerra Civil supondría su paralización y abandono temporal, lo cual se desprende del comentario sobre la casa y los utillajes para las faenas mineras en un expediente de expropiación de los que realizaron desde 1936 a 1938 sobre diversos bienes del pueblo.

El 9 de diciembre de 1936 se levantó un acta de incautación de una finca propiedad de Ángel Serrano en el lugar de "Tejoneras (Minas)" con una superficie total de 2 hectáreas, 68 áreas y 32 centiáreas, entre cuyo inventario de construcciones se incluían:"cuatro, destinadas, dos a viviendas, otro sin techas para instalación de maquinarias de minas y un polvorín" y se añadía que "además existen en los edificios varios muebles y asuntos de minas bastante deteriorados". En aquella época estuvo a cargo de esta propiedad Socorro Murillo García, que consta "como guarda las minas y terrenos que comprenden las mismas".

Nada más terminar la Guerra Civil en el pueblo, un vecino de Sevilla, Luís Castellí della Vinca, reclamaba la propiedad de cuarenta pertenencias mineras que se englobaban bajo el nombre genérico de "La Borja", en el sitio de "Tejoneras", sobre el terreno de las cuatro antiguas explotaciones mencionadas anteriormente. (2)

El final de la vida minera en la localidad estaría hacia los últimos años de los cuarenta o principios de los cincuenta del siglo XX, cuando, como ocurre por lo común, los yacimientos dejarían de ser rentables y cesaría la explotación. Durante ese último periodo las minas estuvieron bajo la supervisión de un ingeniero llamado Heriberto, de origen alemán.

Época: Siglo XX.

Propiedad: ---

Tipología: Patrimonio Industrial. Minas.

Grado de protección: Carece de protección específica. (3)

Estado: El estado de la zona es de completo abandono, presentando los pozos de extracción sillares de hormigón y sellados con tela metálica, que en algunas zonas se encuentra rota. Las galerías se encuentran inundadas de agua.

Aunque se mantienen algunas construcciones, éstas están completamente deterioradas, con muros derribados en algunas zonas, así como la pérdida de techumbres.

Carácter del riesgo: Además del riesgo de caídas accidentales que supone para los posibles visitantes, ya que las mallas metálicas que cubren los pozos se encuentren agujereadas, la desaparición paulatina e irremediable de las diferentes edificaciones llevarán a este complejo minero, de importante valor para la historia local, a su completa desaparición.

Información proporcionada por:

RODRÍGUEZ CARRASCO, J.J. Lugares antiguos "rememorados" de Malpartida de la Serena. Actas IV Encuentros Comarcales SISEVA. 2011, pp. 154-158.

(1) Antonio Díaz Borja, sería dueño de "La Borja" y "Josefa", Eusebio Giner de "Buena Esperanza" y José Fernández Álvarez de "Santa Manuela" –quizás antigua "Yudur"-.

(2)Se restituirá dicha explotación, en este caso con la extracción de hierro, a nombre dicho reclamante.

(3)Estas minas, se encontrarían bajo la protección de la LEY 2/1999, de 29 de marzo, de Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura, en el Artículo 1 y Artículo 21 de dicha Ley.