Galería

Castillo Palacio de los Altamirano - Orellana de la Vieja

Historia/Descripción:

Castillo-Palacio del siglo XIII, que estaba constituido por un cuerpo murado cuadrangular con torres cilíndricas en tres de sus ángulos, mientras que en el otro se levanta la torre del Homenaje, prismática de planta cuadrangular, en la cual todavía persisten algunas almenas y troneras, así como el blasón de los Orellana Altamirano, señores de la villa.

Fue mandado construir por don Alfonso de la Cámara, primer señor de Orellana la Vieja; añadiendo y agregando elementos en los siglos XV y XVI, ya dentro de la mentalidad señorial renacentista, y realizando importantísimas innovaciones de tipo residencial en su interior, aunque hoy en día han desaparecido muchas de estas dependencias palaciegas, así como algunos lienzos del antiguo recinto. Por eso entre las ruinas, entre los restos que se conservan, se puede observar alguna cámara cubierta con bóveda de crucería gótica, en una de ellas con el escudo de los Orellana en la clave, arcadas de las galerías porticadas que constituían el patio, con detalles renacentistas de mediados del siglo XVI, uno de los cubos redondos –al que se le aisló en una de las últimas reformas, pues tenía anexa una vivienda-, fragmentos de muros y restos de la torre del homenaje –hoy en día ya se ha eliminado la torrecilla con el reloj que remataba todo el conjunto, y que fuera erigida en el siglo XX-. Se pueden observar en su interior esgrafiados en uno de los huecos de escalera, que dan a la primera planta, donde se observan los escudos de los Orellana-Altamirano.

Hubo muchos señores que lo habitaron por orden de sucesión, haciendo que se llevaran diferentes labores de construcción que modificaron la estructura original del edificio –hoy en día no se aprecian el elegante patio interior, ni las techumbres con artesonado-. El doceavo habitante llamado Pedro de Fonseca, fue el primer marqués de Orellana, título que fue subrogado en 1643, al otorgarse a otro linaje el Marquesado de Orellana la Vieja.

Este recién creado marquesado, caería en 1646 de la mano de Felipe IV, en la figura de don Rodrigo Enrique de Orellana Toledo y Mendoza, XI señor de Orellana la Vieja.

Este título sería rehabilitado en 1918, por Alfonso XIII, en la figura de María Luisa Cotoner y Álvarez de las Asturias Bohórquez, siendo ésta la IX marquesa de Orellana la Vieja, y al ostentar también el título de VIII Marquesa de Bélgida, es por lo que el castillo-palacio es también conocido como del Marqués de Bélgida. (1)

Época: Siglos XV-XVI.

Propiedad: Pública.

Tipología: Patrimonio Civil. Castillo-Palacio.

Grado de protección: Monumento incoado BOE 13/08/1977.

Denegado DOE 24/05/1988, al considerar que al ser un Castillo ya se encuentra protegido como Bien de Interés Cultural por la Disposición Adicional Segunda de la Ley 16/1985, de 25 de junio del Patrimonio Histórico Español.

Por dicha resolución debemos entender, que al ser considerado Castillo este es BIC y estaría amparado por la siguiente disposición: Ley 2/1999 de 25 de marzo de Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura. Bien perteneciente al Inventario de Patrimonio Histórico y Cultural por la Consejería de Educación y Cultura del Gobierno de Extremadura

Estado: Todo el conjunto de la casa-palacio se rehabilitó y restauró durante varias campañas, -incluso aislando el conjunto de casas anexionadas al muro- con el fin de poder usarlo como dependencias municipales, pero desde hace unos ocho años estas labores se paralizaron dejando el conjunto aún por terminar, con el consiguiente abandono y deterioro progresivo que ha sufrido, a pesar de las labores ya realizadas.

Carácter del riesgo: Retroceso en las labores realizadas, debido al abandono, y de no darle uso, las inversiones y gastos realizados no servirán de nada.

Información proporcionada por:

COVARSÍ, A. Extremadura artística. Impresiones de un viaje por la "Siberia Extremeña"- Orellana la Vieja, Navalvillar y Casas de Don Pedro. Revista de Estudios Extremeños. 1930 T. IV, nº 2 (mayo-ago) pp. 219-231.

LOZANO TEJADA, M. Castillos Extremeños. Montijo (Badajoz). 1988, pp 159-161.

NAVAREÑO MATEO, A. Castillos y fortalezas de Extremadura. Periódico HOY. 1998, pág. 169.

SOLER SALCEDO, J.M. Nobleza española, grandeza inmemorial. 1520. Madrid, 2009, pág. 309.

(1) En el artículo de Adelardo Covarsí, hace referencia al Duque de Belgida, aunque el título que le corresponde es el de Marqués.